Caza Mayor (3) El Elefante

…….

Asesinar un Elefante siempre es un gran engorro debido al volumen del animal en sí. Disecarlo, además de lo farragoso del transporte hasta el local del taxidermista, exige una espaciosa sala de estar, de la que no todo el mundo puede disponer. Lo mejor, por tanto, es dejarlo allí, en la selva, a merced de los depredadores y el insecto acabador. No sin antes habernos apropiado de sus colmillos, que siempre quedan bien expuestos en un pasillo; alguna pata para confeccionar una exótica mesita para las cervezas frente a la tele y, apurando, llevarse también el rabo, con el que guisar un jugoso puré que sabe a hormigas. Y, eso sí, las orejas, para hacer bricolage y montar un fabuloso ventilador de demostrada eficacia…poco más.

Anuncios