miedo invertebrado

01-Futuro32

1978-436-Miguel-García

1982-644-García

1983-681-Almazán

1984-712-Martín

…….

Al contrario que las aceitunas rellenas, los animales sin hueso no es que no piensen; es que tienen un único pensamiento: satisfacer imperativamente su estímulo. Las simples aceitunas se adentran tontamente en el peligro de una boca, y los invertebrados obedeciendo a la química matemática, propagándolo. Creando el peligro fofo del sencillo y primigenio atavismo que es el devorar. Cualquier cosa, a todas horas.

Para el invertebrado el mundo no es más que comida, deglución…y todo es susceptible de ser corroído. Por lo demás, si nos alcanza esta muerte estomacal, de mucho jugo gástrico en danza, la muerte es lenta, extremadamente tediosa y horrible. Tanto, que hasta uno tiene tiempo para pensar como va siendo devorado, disuelto, medio entre mucílagos, allá en el estómago del animal.

Es muerte con babas y películas cubrientes; de elaborados capullos y ácidos corrosivos. Una semblanza de un seno materno que no es principio, sino final…la conciencia de seguir siendo un invertebrado bajo la necesidad de la satisfacción como pensamiento único.

…….

Con portadas de 1- Chacopino / 2 y 3- 1978  y 1982 de Miguel García / 4- 1983 Almazán  / 5- 1984 de Martín.

Anuncios