Todos…disparan !!!

BO-062-1962-carlos-freixas

cal-284-1962

Col-244-1962-Emilio-Freixas

HeO-223-1963

Si el duelo en las novelas del Oeste es fiesta reglamentada, tradición con reglas, pulso que otorga el prestigio. Algo aristocrático, vamos. El tiroteo es todo lo contrario, el carnaval sin reglas, la algarabía callejera en la que hacer trampas, engañar traicioneramente, es uno de sus alicientes y no sólo para el espectador. La Opera del duelo frente al bailoteo de barrio del tiroteo.

En las novelas del oeste siempre aparece alguien agazapado, un comodín sobre un tejado, o tras la ventana anónima de un edificio, armado con rifle, para dejar las reglas del pistolero donde se merecen. Si los nobles inventaron un arte, el populacho lo transformó en el reflejo de su propia vida, el sálvese quien pueda. De lo sacro a lo pagano. De la eucaristía a la orgía. De la salva ceremonial a la traca callejera…en eso estamos…

…….

1- 1962, novela de Keith Luger con el olvido de su nombre en una portada de Carlos Freixas / 2- 1962 / 3- 1962 con portada de Emilio Freixas / 4- 1963.