Silver Kane (2) sin tapujos

01-bo-1255-1985

Concluiremos esta primera aproximación al Kane crepuscular con un repaso a las claves de la escritura de su última etapa.

Ya desde finales de los sesenta se comienza a atisbar en la producción de Silver Kane una narración de género, género del género, síntesis y arquetipo. Ligada a los comienzos de la decadencia del bolsilibro, muerto abruptamente, no por falta de público lector, sino por problemas de cirugía empresarial cuando Bruguera se ve inmersa en la debacle económica que asomó en Sudamérica.

Resumiéndolo, pues, en diez puntos generales que nos darán una idea de este modelo narrativo que, en el autor, alcanzará tales cotas de desgarro expresionista que lo tornaran modélico.

02-bo-1190-1983-tamurejo

03-bo-1163-1983-gomez-marti

04-bo-1206-1984-rafael-grie

05-hp-769-1965-2c2aa1985


1- Violencia – Se trata de su principal ingrediente. Descripción abrupta de la muerte, cincelada en su detalle más lingüísticamente crudo y sin florituras, como la brisa que recorre toda su geografía y se torna paisaje cotidiano. La muerte ya no es tragedia, sino el ingrediente que justifica el vivir.

2- Sexo – La irrupción de lo sexual es ahora cuando asoma  sin tapujos, y si bien el los setenta ya fue clara y explícita, cuando no ingrediente obligado tras decenios de censura, ahora es referencia en lo vital del ser humano. Violaciones, descripciones procaces, llamar a las cosas por su nombre sin la mojigatería del eufemismo, dan clara descripción de las pasiones.

3- Humor – No podía faltar para hacer creíble este tipo de narración. Aquí no un humor de elaboración referencial, sino llano, directo, procaz las más de las veces y de sainete.

4- Palabras crudas – Degenerado, cabrón, zorra, puta…especialmente las mujeres no se libran de adjetivos. Las palabrotas pululan por sus novelas. Lo soez y lo directo campan con entera libertad. Lo literario es despojado de lo que el burgués entiende como entretenimiento.

5- Parco argumento – Ahora, lo que se cuenta es de una sencillez lineal pasmosa. Incluso la intriga es simplemente funcional, clara y sin filigranas. Como si Kane percibiera que el nuevo lector funcionaba bajo estos parámetros.

06-bo-1243-1985-prieto-muri

07-bo-1973-2c2aa-1985

08-p-13-1993-roca

09-p-36

6- Mujer – La nueva mujer en el Oeste popular está ahora liberada. No tanto en su privacidad como en la libertad de ser tan violenta y promiscua como el macho. Ahora abundaran las mujeres con algo de fatal y con mucho de exhibicionista.

7- Hombre – El pistolero, generalmente protagonista, quizá contraponiéndolo al nuevo modelo de mujer, funciona aquí como el portador de lo moral. Se atiene a las reglas de su fatal profesión mortal. Individualista, solitaro en lo social, juzga  sus razones para matar. También el hombre bestia salvaje, el hombre pene encabritado, el sin escrúpulos…abundará. Así, como en contraposición, el cobarde, el homúnculo débil.

8- Síntesis maniquea – El argumento, ahora rápido y fulgurante, no da para más que un sintetizar lo genérico hasta lo extremo. Se trata de lo que va sucediendo durante la narración, no su porqué. Los personajes son tan generalizados que un par de adjetivos bastarán para retratarlos al máximo. Maniqueísmo: buenos-malos: mas resulta que, aquí, la escasez de buenos es notoria y en general todo son bestias, animales que funcionan exclusivamente en su voluntad.

9- Párrafos cortos – El párrafo se sucede vertiginoso. Es colorista, adjetivador, casi nunca descriptivo. Sólo va al grano. Esta sucesión lo confiere de cierta musicalidad, a veces grandiosa, que compone estilísticamente la novela.

10- Falta de precisión – Si antes fue la descripción elemento primordial en el estilo, ahora es innecesaria y prácticamente de pincelada situacional. Tanto que, los nombres de sus protagonistas no suelen tener apellido. O lo geográfico, siempre parco, va desapareciendo. Resultando novelas en las que no se cita el lugar de los acontecimientos. Es género de género, intemporal e inubicado.

La última producción de Silver Kane es en resumen un trueno de crudeza sintetizada, un bovril del Oeste, un potente aromatizador con claros signos vanguardistas. La escritura de un maestro literario en el país de los ciegos.

10-sk-280-1992-benavente

11-sk-297-1993-prieto-muria

12-sk-264-1992-boada

13-sk-22-1986

…….

La portada de cabecera es de 1985. Después siguen:

1983, con cubierta de Tamurejo / 1983 Gómez Martí / 1984 Rafael Griera / 1965, 2ªEd 1985.

…….

1985,  de Prieto Muriana / 1973, 2ªEd 1985 / 1993, con portada de Roca / y la última de esta segunda tanda sin referencias al ser habitual que el lector arranque esta primera página para su personal utilización.

…….

1992, ilustración de Benavente / 1993, de Prieto Muriana / 1992, de Boada  / y 1986.