colecciones : C.I.A.

01-cia-xxx

02-cia

03-cia-002

04-cia-064

Las novelas de espías se ponen de moda al inicio de los cincuenta. El éxito de Bruguera con su colección Servicio Secreto (1950) da a entender que el género de espionaje tiene público lector. La actualidad de la época no deja dudas al respecto, los dos ejes en que se divide el mundo, capitalista y comunista, éste último pujante por entonces, enfrentan al mundo en importantes cavilaciones sobre las bondades y maldades de uno y otro en conflictiva discusión. La Guerra Fría está servida y el forcejeo entre estos dos sistemas autoritarios, provenientes de la misma cepa ideológica cristiano-occidental propician buen material para la novela popular, siempre al tanto de lo que se cuece en su hoy.

05-cia

06-cia-081

07-cia

08-cia-84

La Editorial Dólar no podía ser menos, y con la desmesurada autocomplacencia a la que nos tenía acostumbrados lanza en 1951 la colección C.I.A para ofrecernos un panegírico de las excelencias del mundo capitalista y las bondades de una Agencia de Información que, sin embargo, no sonrojaron. Cuando el descrédito de la Cia, plagada de tintes terroristas, deshacía y aupaba gobiernos foráneos a su conveniencia.

La colección C.I.A. que permaneció en los quioscos hasta 1956, dando por acabada la primera incursión de Dólar en la literatura popular, tubo como pilares de su producción a los novelistas autóctonos: John L. Martín , John Lack , Arthur Rajull, Alar Benet y al excelente Alf Manz.

09-cia

10-cia

11-cia

12-cia

La colección fue todo un espectáculo de mixtificación…con esas cartas como la de John Lack, que partía raudo hacia Paris para ofrecerle al lector la realidad descarnada de lo documentado. O, también, ese concurso de espionaje que muy bien podría practicarse hoy en día en los aeropuertos U.S.A. para poder entrar en el país. Así era Dólar y así es la literatura popular, siempre atenta a la desmesura y la grandiosidad…como en esta contraportada de su segundo número ya impreso junto al primero, en la que nos da cuenta del Éxito Jamás Conocido de su primer número. Impagable.

Anuncios