la gramática popular

1-poeste-11-tomas-porto2-ss-091-provensal3-salome-054-1957-brea4-h-belicas-151-brea

La escritura de la novela popular en su etapa de bolsilibro es escritura de mínimos, de párrafos dramatizados y de secuencias clave. Apenas tienen lugar en ella los tiempos muertos. Vértigo que sólo cesa ante las escenas románticas, cada vez más nimias a medida que el bolsilibro alcanza su depuración como género.

Porque estos golpes dramáticos que jalonan el texto están presididos por la acción. La acción es su literatura. Mas lo que nos interesa aquí es ese su escribirse en secuencias hacia lo culminante, en busca siempre de su irrupción.

Sus escenas son estilizadas, directas, al grano. Mas no exentas de adorno, de palabra bien escogida, seria y depurada. Y muy pocas veces será la metáfora su protagonista. Pues es escritura directa, referencial, sin titubeos. La metáfora, aquí, se encuentra en la enormidad de la acción, la desmesura de su relato, en sus tintes de alegoría.

La estructura de los párrafos adquiere corporeidad, son piezas, puntos de vista de un relato en directo. Culminación de emociones para encadenar misterios, ese es el secreto de la novela popular. Junto a la claridad pasmosa del lector-espectador sintiendo las emociones que la novela propone. Así, la técnica del bolsilibro es la escenificación de la acción, su pormenorizada estilización. Versión heroica, epopéyica de las pasiones humanas.

…….

Las portadas fueron dibujadas por Tomás Porto / Provensal / y las dos últimas de Brea

Anuncios