nuestra fiel vecina: la rata

En China la preciosa rata es considerado animal sagrado y sensible. Habitante de lugares prósperos, pues en la riqueza obtiene alimentos. Pero aquí, en lo cristiano occidental, ya es otro cantar estigmatizada por las medievales pestes que propagó a diestro y siniestro.

Vecina en la gran metrópolis se refugia en el laberinto del alcantarillado para degustar los restos de la sociedad del bienestar. Toneladas de restos diarios, nosotros mismos en los cementerios si nos descuidamos. También en el laboratorio es fiel ayudante de lo científico y colabora en la prosperidad de los progresos del conocimiento. Como en la estupenda novela de Lou Carrigan “Estudios sobre el miedo” donde su presencia en la oscuridad puede resultar un buen termómetro para medir el pánico de cada uno de nosotros.

No le hace ascos a un devorarnos (ya se sabe que sabemos un tanto salados). Acompaña feliz al resucitado contra natura como el gorrión precede a la aurora y sigue, compañera, nuestra biografía hasta que la gusanera nos antropofagie.

En fin, las ratas son así. Nuestra sombra bajo la propia sombra.

…….

1975 con portada de Jorge Sampere / 1978 con cubierta de Miguel García / 1982 de García / 1983 ilustración de Antonio Bernal.