de padres y estacas

…….

El Drácula de Bram Stoker simboliza la institución patriarcal como freno a la malvada naturaleza femenina, que desea expresar su erotismo sin trabas, carnal y voluptuosamente. Y, freudianamente, al asesinato de este mismo padre.

Novela amplia, rebosantemente misógina, nos dice de los peligros que la mujer encontrará si no acepta la sumisión a varón.

Drácula será el iniciador, el peligro, el diablo que despierta tales deseos. Y la sociedad puritana la encargada de que no se produzca tal querencia, formulando su basal religión: la inferioridad natural de ésta, la mujer, frente a la seguridad que proporciona el patriarca, dios.

Sólo el coito bien hecho, a manos de la estaca varonil del esposo, logrará apagar tales deseos.

Mito que, con variantes edulcoradas o expuestas con crudeza documental, no podía faltar en el discurso de la novela popular.

…….

Las imágenes corresponden a : 1951 / 1959?, con ilustración de Chábril / 1961? y / 1961?, con otra portada flamígera de Vicente Ibáñez,