4 jeringas

…….

La hipodérmica es el vehículo de la irrupción masiva de lo otro en el yo. El vampiro invertido, nuestra propia ausencia. La anulación.

En nuestra mínima vida peatonal ser mordido por el ofidio hipodérmico significa el margen, la otredad que hace monstruo. El mal está en la jeringa, quizá porque transforma, y la máquina no funciona con piezas mutadas que niegan a la propia máquina. Es un asunto moral.

Que por las venas corra otra sangre (la mixtificada sangre) ajena a la autóctona da miedo al pacífico ciudadano circunscrito a su seguridad de tribu. Hasta puede que sea otra forma de racismo hacia lo abstracto. Vaya usted a saber.

……

Las portadas corresponden a 1982, de García / 1964 / 1971, ilustrada por Jorge Samper / y  1983, también de García.