género y palabra

Toda palabra es alegórica, una metáfora, un eufemismo que representa a la cosa. Todo lenguaje, incapaz de designar cabalmente se sostiene en estas referencias.

El realismo objetivo es una quimera. Las mismas palabras se difuminan y su contenido cambia con el tiempo. Las palabras pues, son meros ecos caducables.

En el género, la palabra se hace más corpórea, no porque designe más acertadamente, sino porque se abstrae más de lo nombrado, idealizándose. Pagando con ello un mayor alejamiento de lo designado. Aquí, la palabra ya no es tanto una referencia concreta como una cosa, un ente-palabra que se aproxima a lo matérico, a su referencia. Ahora, las palabras son.

El género transporta las palabras a metalenguaje definido, pero ya alejado, extrañado de su referente. Se gana en concreción porque representan ahora irrealidad. Aquí las palabras ya son moneda y se pueden efectuar operaciones céntimo a céntimo.

El género ya es pura matemática, específica geometría y las palabras ya están clavadas en sus anaqueles.

…….

Títulos significados por sus géneros. 1951 / 1956 con portada de Longarón / 1957 / y 1974 ilustrada por Salvador Fabá.