Radio Moreau

No hace falta que el doctor Moreau nos llame a la casa del dolor, acudimos solos, ávidos, a nuestra ración de sufrimiento. ¿Somos, nos notamos entonces? Pues así acudimos al serial radiofónico.

Moral hertziana que llegaba a todas partes, desde la portería a la alcoba del principal (porque, digámoslo, los ricos son tan horteras como nosotros).

Los 50´s y 60´s son el reinado del serial radiofónico, tanto que su adaptación novelada era negocio. Fueron seriales hipnóticos, como el buen serial, interpretados magistralmente por un elenco de actores irrepetible, y adornados con unos efectos especiales tan ingeniosos como eficaces. Eso si, generalmente larguísimos y con un final feliz, románticamente feliz, marcianamente feliz.

…….

Logotipo de la Colección Seriales de editorial Mateu / Seriales Radiofónicos, de ediciones Cid. Con portada del propio autor Cesar Ojínaga. 1955 / segunda entrega del serial “Morir para amar” editorial Mateu . 1955, con portada de S.Vallvé / Novela La Lechera. 1962, con ilustración de Xelia. / seguido de la publicidad en contraportada, con una travesura nu-tri-ti-va…que hoy pondría los pelos de punta a los nutricionistas que nos cuidan.