Frank Caudett (1) y el oeste trágico.

…….

Es en los sesenta cuando irrumpe Frank Caudett como un escritor minucioso. Con la minuciosidad de una cámara, inventando unos cambios de plano que convierte en literarios para dramatizar lo narrado. No se trata ya de la novela descriptiva que ha venido dominando en el gusto de un lector con planteamientos decimonónicos de lectura. Con la generación de Caudett, irrumpe lo moderno, donde lo documental y descriptivo pasa a ser material dramático, lenguaje de género.

Modo de narrar desde la primera fila de los acontecimientos, que tenderá en el Oeste de Caudett hacia el gran drama existencial para remitirnos a los melodramas primigenios que abordaba la antigüedad clásica.

Rueda literatura y escribe con la punta de la cámara. Porque Caudett maneja, sabe hacerlo, el lenguaje como los grandes maestros de la novela popular. Ya en los ochenta su escritura alcanzará por momentos un poso y una brillantez inusitada, directa, cincelada y estilizadamente barroca, como ya decía en sus comienzos.

Diálogo dramatizado, descripción del ambiente para significarlo moralmente, precisión. Nos encontramos con un novelista que ramonea cerca del Olimpo, en busca de ancestrales dramas y, en esas cumbres dramáticas, plantearse cuestiones metafísicas.

El drama del individuo es total en las novelas del oeste de Frank Caudett.

A la altura del primero, Caudett es maestro en adjetivaciones descarnadas, tanto que asoman poéticas. Y sobretodo, un escritor magistral.

…….

1968 con portada de Jorge Núñez. / 1967 (2ªEd 1980) una novela tragedia / 1978 con el pseudónimo de Clint Reno. Producciones Editoriales / 1987. cuarta entrega del magnífico serial La Gacela Escarlata, con portada de Almazán / 1996? segunda parte y secuela de Pócimas Frank, bajo el pseudónimo de Winston McNeil y con portada de Roca.

Anuncios