La Danza Macabra

 

…….

La Danza Macabra, como sabemos, es baile que al menos una vez en la vida no podremos rechazar. Lo peliagudo de sus alegorías se gestaron durante la baja Edad Media, tiempos en los que la muerte convivía en todo rincón de lo cotidiano. Morir era sustancia, presencia física y enhebramiento mental. Lo único y lo cierto.

Cuando llamaba lo hacía inesperadamente sin atender a bolsas ni cuna. Elemento satírico por excelencia, dejaba bien claro que, tras ella, comenzaba el abismo esponjoso de la descomposición y el fin de los goces humanos. Era el Fin. Tras ella, la nada.

Aquí se representa en los grabados de Johann Karl August Musäus ya elaborados en ese incipiente y moderno tono melodramático que va aflorando durante el siglo XVIII (1785) en esa su gestación de los balbuceos mentales de lo actual. Alejándose ya del intrincado torrente alegórico que habían acompañado a su puesta medieval. Lo mundano, el vendaval de las placenteras alucinaciones, asoman aquí en su incontenible horror y trivialidad.

Démosle, pues, un vistazo a su tremenda actualidad. Para contemplarlo con los ojos de un hoy mondado como una tibia. Que aproveche.

 

About these ads