Iranzo en las portadas del Capitán Coraje (2D2)

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

La técnica de Iranzo para la confección de portadas de cuaderno es tan sencilla como efectiva. Pudiéndose resumir en el empleo de 3 planos que engloban la acción de forma sistemática. De modo que, generalizando, un plano de fondo contextualiza la acción; un segundo plano la representa y un plano frontal la puntualiza y dramatiza.

Son portadas de transición entre las descriptivas, empleadas por el folletín y los primeros cuadernos (el plano general como informante) y la portada moderna tendente al plano medio y direccionada hacia el primer plano y el hiperrealismo como gesto de información.

Así, si analizamos la portada del número 21 “Lluvia de metralla” nos encontramos ante el gran Iranzo utilizando la simetría del plano frontal, ahora, como hacía con el de perfil, para significar narrativamente un maximun de dramatización: La mirada frontal hacia el lector – El capitán Coraje y sus acompañantes nos miran fijamente mientras, sigilosos, se disponen a darnos caza. Eso sí, nos consideran el máximo peligro, de ahí sus miradas geométricas de determinación total. El color y la textura con la que aquí dibuja la madera en primer plano nos impone una realidad otra, la doméstica y conocida, somos nosotros, es el lector. De aquí el hipnotismo de esta portada extraordinaria.

Cuando los personajes se dirigen al lector lo miran y es brutalmente acosado.

En este número 24 “Un posadero Ingenioso”, de nuevo tres planos (el segundo, magistral, lo ocupa el espacio que recorre el puñetazo y es la representación de la acción). El tamaño de los candados y las cadenas son dignos de mención por su desmesura significativa y dramatizadora. Una buena portada que en su primer plano, estamos en los cuarenta, aún no ha alcanzado la histriónica perspectiva de la gestualidad de las portadas de los súper-héroes.

La del número 25 “¡Prisionero! es una portada emblemática del hacer de Iranzo. De nuevo otra portada que mira al lector. Ahora es una carga de caballería la que nos pretende arrollar. Y sus dos miradas principales, con sus ojos dilatados, son las de Coraje y, maravilla, su caballo.

La mirada del equino es todo un hallazgo que nos sumerge en el abismo (aquí ya no hay madera (como en la portada del nº21 que nos acolchaba el yo) Ahora nos golpea sin remisión. En su cenit, cuando El Cachorro, Iranzo no se hubiera privado de soltarnos en plena cara un primer plano del vapor explotando a chorro de las narices del animal.

Iranzo es un maestro en el uso del perfil o la frontalidad total como recursos de máxima dramatización. Mientras que el escorzo matiza los perfiles dramatizan brutalmente.

En su portada para el número 27 “Un personaje Siniestro” estamos ante palabras mayores ¡¡atención!!: Portada con feroz gorila luchando de perfil (máxima intensidad pues). Geométricamente la composición es una cruz cuyas aspas son los brazos del gorila y del humano y las patas-manos del gorila. Composición que inunda toda la portada en un primer plano. Y como segundo, de nuevo, la celda inexpugnable (máxima intensidad encerrada en plano cerrado para aumentar la dramatización como el fondo de una tela de araña). Y un tercer plano, fallido, en el que Coraje más bien parece el jorobado de Notre Dame. Consecuencias del trabajo a destajo.

Y así, toda la colección…

…….

About these ads